Realidad virtual aplicada a la formación en seguridad y salud en el trabajo

La realidad virtual crece a un ritmo imparable y no hay vuelta atrás. Estamos ante un cambio de paradigma soportado por un mercado que proyecta 1,5 trillones de dólares y que generará 23 millones de puestos de trabajo para 2030.

La pandemia ha destrozado los diques que contenían la digitalización en la pequeña, mediana y gran empresa. No ha dado elección y generado una fuerza de cambio imponiendo una nueva realidad en la que la eficiencia es obligatoria, el uso de los espacios está restringido y la tecnología se transforma una herramienta de uso obligado.

A diferencia de otros momentos históricos este cambio no ha venido dado en un sector concreto que a modo de impulsor ha madurado los procesos y los ha filtrado a otros estratos del tejido productivo. El cambio ha sido global, multisectorial y las instituciones y por supuesto, la ciudadanía y las administraciones públicas se han visto afectadas del mismo modo.

Dentro del campo de las tecnologías de realidad extendida, la realidad virtual es uno de los segmentos más avanzados y que aporta un valor indispensable en la formación y la prevención de riesgos laborales.

 Es una tecnología que nos permite sustituir nuestro entorno, todo aquello que nos rodea, por otro generado de forma digital y genera una sensación muy realista en el que se puede representar situaciones y riesgos que ni en la vida real se podrían recrear.

Hablamos de procesos y riesgos que toda empresa está obligada a mejorar para evitar que se produzcan accidentes laborales y enfermedades profesionales que puedan afectar a la calidad de vida de los trabajadores y generar, además, costes económicos.

Según un estudio de PWC del 2020, la formación con realidad virtual es un claro acelerador en el entrenamiento de empleados.

El estudio demuestra que los usuarios capacitados con realidad virtual fueron:
  • 4 veces más rápidos de formar que en un aula.
  • 275% más seguros para aplicar las habilidades aprendidas después de la formación.
  • 3,75 veces mas conectados emocionalmente con el contenido que los alumnos formados en un aula tradicional.
  • 4 veces mas centrados que en una formación de e-learning.
Microsoft, Oculus (Facebook), HTC Vive, HP, Sony, Lenovo cada vez son mas las multinacionales que están invirtiendo grandes cantidades económicas en ser los referentes en la fabricación de estos dispositivos. Cada vez mas baratos, y con funcionalidades y calidades impensables hace años.

También hay muchas empresas en todo el mundo que están desarrollando software para solucionar necesidades en muchos ámbitos. Es el caso de Omconfort, empresa de Bélgica, que ha desarrollado un software para tratar de reducir el dolor y la ansiedad de los pacientes durante y después de los procedimientos médicos. Esta revolucionaria terapia digital combina hipnoterapia clínica y técnicas terapéuticas integradoras a través de la Realidad Virtual.



O, por ejemplo, Spatial, la americana que pretende revolucionar el teletrabajo con realidad virtual a través de una plataforma 100% interactiva y la representación de las personas a través de hologramas.



En el área de la formación en materias de seguridad y salud tenemos a Ludus, con sus oficinas centrales en Bilbao. Ludus Global ha desarrollado la primera plataforma en el mundo para la formación con realidad virtual en materias de seguridad y salud.

La plataforma ya cuenta con mas de 50 clientes en mas de 15 países y cuenta con productos como: prevención de riesgos, manejo de puente grúa, extinción de incendios o reanimación cardiopulmonar.



Otro de los temas importantes es que debido a la digitalización están surgiendo nuevas profesiones a un ritmo que el mercado laboral no es capaz de satisfacer. Por ello es imprescindible potenciar el upskilling y reskilling. Siendo el primero de los términos formar al empleado en nuevas competencias y el segundo reciclar al empleado en un nuevo puesto.

Ambas estrategias son imprescindibles en esta nueva era digital. De hecho, y volviendo a la formación con realidad virtual, son ya muchas empresas las que han aplicado el upskilling o reskilling en este campo. Son empleados formadores o técnicos en prevención de riesgos reconvertidos en expertos en realidad virtual. Os puedo asegurar, un perfil muy demandado hoy en día. También una clara oportunidad para mejorar su desarrollo profesional, que seguro les permitirá diferenciarse y crecer dentro de la compañía.

En conclusión, la realidad virtual es y será una herramienta más, como lo es a día de hoy un ordenador o una presentación de Powerpoint, que mejora significativamente la formación en las empresas. Y por supuesto ayuda a mejorar la seguridad, objetivo cero accidentes y la salud, pleno bienestar personal.

ludus4.png